Ventajas fiscales por donaciones y aportaciones a entidades sin ánimo de lucro

Los donativos, donaciones (dinerarias o de bienes o derechos) y aportaciones a entidades sin fines lucrativos acogidas al régimen de la Ley 49/2002 (fundaciones, asociaciones declaradas de utilidad pública, delegaciones de fundaciones extranjeras, federaciones deportivas, Comité Olímpico y Paralímpico Español), al Estado, Comunidades Autónomas y Entidades Locales, a las universidades públicas y a colegios mayores, así como las cuotas de afiliación a asociaciones que no comporten una contraprestación, dan derecho a aplicar una deducción en la cuota del Impuesto sobre las Personas Físicas o del Impuesto sobre Sociedades, según corresponda.

En el caso de personas físicas, podrán deducir de la cuota íntegra de su IRPF, el 25% del importe del donativo.

En el caso de personas jurídicas, podrán deducir de la cuota íntegra de su IS, minorada en las deducciones y bonificaciones pertinentes, el 35% de los donativos, sin que la base de la deducción pueda exceder del 10% de la base imponible del período. Si no pudiese aplicarse toda la deducción en el ejercicio, la cantidad que exceda podrá aplicarse en los 10 años siguientes, con los mismos límites. Por otro lado, el donativo, al tratarse de una liberalidad, no será gasto deducible en el Impuesto sobre Sociedades de la entidad que lo realiza.

Para poder aplicar dichas deducciones, tanto las personas físicas como las jurídicas, es necesario tener una certificación justificativa del donativo efectuado, expedida por la entidad receptora.